miércoles, 29 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 29 DE FEBRERO

DOSITEO
Monje, Eremita (s. VI)
San Dositeo se nos aparece así en una desnudez heroica de asceta negándose a apoyarse en nada humano, reducido a un manojo de ansias de vivir sólo para Dios y entrar en su eternidad sin el menor lastre de afectos relativos a esta tierra.





Oh, San Dositeo, vos sois
el hijo del Dios de la vida
y el humildísimo siervo del
Dios eterno, que con renuncia
y desprecio por lo mundano,
y sin apego sentir, por las
personas y a quienes vos,
considerabais serían sólo,
atadura y lastre en vuestra
ascesis. Así, desnudo como
vinisteis a este mundo, así
os ofreciste, íntegro y valiente
asceta, reducido sólo, a vivir
por Él, y nada más que para
Él, y equivocado no estabais
porque, coronado fuisteis
con corona de luz que nunca
jamás dejará su brillo eterno;
Oh, San Dositeo, viva metanoia.
2011 by Luis Ernesto Chacón Delgado 




OTROS SANTOS

San Augusto Chapdelaine. Mártir (1814-1856) En la ciudad de Xilinxian, en la provincia china de Guangxi, san Agusto Chapdelaine, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que, detenido por los soldados junto con muchos neófitos de esta región a los que había convertido, recibió trescientos azotes, fue encerrado en una reducido agujero y finalmente degollado. (Siglo XIX)  San Gregorio de Narek. Confesor (c.a. 944-1010) En el monasterio de Nerek, en Armenia, san Gregorio, monje, doctor de los armenios, ilustre por su doctrina, sus escritos y su sabiduría mística. (Siglo XI)
San Román. Jura, Francia (†463) Abad, Ermitaño. En el monte Jura, en la región lugdunense de la Galia, sepultura del abad san Román, que, siguiendo los ejemplos de los antiguos monjes, primero abrazó la vida eremética y después fue padre de numerosos monjes. (Siglo V)





SANTO DE HOY 28 DE FEBRERO

BEATA ANTONIA DE FLORENCIA
Florencia, Italia - L'Aquila, Italia
 (1401 †1472) 
Abadesa, Religiosa, Fundadora
Etimológicamente significa “florida, inestimable”. Viene de la lengua griega
Beatificada el 17 de septiembre de 1847 por el Papa Pío IX


Oh, Santa Antonia de Florencia; vos,  
sois la hija del Dios de la vida y
además, viuda, fundadora y abadesa
primera del monasterio de Corpus
Christi. Y, aunque vos, decidisteis,
que, ni el mundo era para vos, y ni
vos, para el mundo, os incorporasteis
entre las Hermanas Terciarias Regulares
de San Francisco e hicisteis de él,
vuestra pobre familia y buscasteis
allí, vuestra santificación. Con doce
compañeras vuestras, encabezasteis
el nuevo espíritu “observante”, que
os distinguió, como ejemplo claro
de virtudes y obediencia. Siempre
vencisteis, vuestras tribulaciones y Dios,
vuestro amado padre, os llamó para
premiaros con corona de eternidad,
gracias, a vuestra obra de amor y fe;
oh, Santa Antonia de Florencia, “luz”.
 
© 2012 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS

Santa Cira. Berea, Siria.  Virgen
Beato Daniel Alejo Brottier. París, Francia (†1936) Religioso, Sacerdote 
San Leandro. Sevilla - España (415 596) Arzobispo. Leandro significa: hombre con fuerza de león. (Le = león, Andro = fuerza)
Santa Marana. Berea, Siria.  Virgen
San Osvaldo. Worchester, Reino Unido (†992) Obispo
Beato Timoteo TrojanowskiAuschwitz, Polonia Mártir, Religioso de la Orden de Frailes Menores (Franciscanos), Sacerdote




lunes, 27 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 27 DE FEBRERO

 SAN GABRIEL DE LA DOLOROSA
Asís, Italia 
(1838 †1862)
Patrón de la Juventud Católica Italiana y de la región de Abruzzo
Beatificado en 1908, por San Pío X
Canonizado el 13 de mayo 1920, por Benedicto XV
Patronazgo:Estudiantes, Jóvenes, Clérigos, Seminaristas, Abruzzi


Oh, San Gabriel de la Dolorosa; vos,
sois, el hijo del Dios de la vida,
su amado santo, y el hombre aquél,
que vivíqw don desmedido apego a la
mundana via y que, al mismo tiempo
la luz buscabais y ella, se marchaba
de vos, como se alejaba del día, cuando
la cubren las sombras. Y, entonces 
vuestras pasiones, a atacaros volvían 
y aquella Voz, la oíais una y otra vez, 
y os pedía insistente, que no la 
rechazarais, y, os invitaba a su regazo.
 
  Y sucedió que un día, os dejasteis llevar, 
y cual manso corderito, marchasteis por 
fin, hasta haceros esclavo, nunca 
más del mal, sino, de la virtud y de 
la verdad, que es Dios, por obra de 
vuestra devoción a Nuestra Señora. 
 
“Yo creo que si yo hubiera permanecido 
en el mundo no habría conseguido la 
salvación de mi alma. ¿Dirás que me 
divertí bastante? Pues de todo ello no 
me queda sino amargura, remordimiento 
y temor y hastío. Perdóname si te di 
algún mal ejemplo y pídele a Dios que 
me perdone también a mí”. Escribisteis 
vos, a un viejo amigo, sacerdote siendo. 
 
Y, vos, ya veis, como Dios, os premió 
con justicia, coronándoos de vida eterna; 
oh, San Grabriel de la Dolorosa, “luz”.
© 2013 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS

Santos Ana Line y compañeros. Londres, Reino Unido (†1601) Mártir, Viudo
San Baldomero. Lyon, Francia (†660)
San Basilio, monje. Constantinopla, Turquía (†741)
San Besa. Alejandría, Egipto Mártir, Militar
San Euno de Alejandría. Alejandría, Egipto Mártir
Beata Francisca Ana Cirer Carbonell. Sencelles, España (†1855) Fundadora, Religiosa, Virgen
San Gabriel Possenti. (†1862) Religioso de la Congregación de la Pasión (Pasionistas)
Beato Guillermo Richardson. Londres, Reino Unido (†1603) Mártir, Sacerdote
Santa Honorina. Rouen, Francia Mártir, Virgen
San Julián de Alejandría. Alejandría, Egipto
San Lucas de Mesina. Mesina, Italia (†1149) Abad 

Beata María Caridad Brader. Kaltbrunn, Suiza - Pasto, Colombia 
(1860 †1943) Fundadora
Beata María de Jesús Deluil Martiny. Marsella, Francia (†1884) Fundadora, Virgen
San Procopio Decapolita. Constantinopla, Turquía (†74) 





domingo, 26 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 26 DE FEBRERO

 SAN ALEJANDRO DE ALEJANDRÍA
Alejandría
(250 d.C. †326 d.C.)
Obispo, patriarca,
Canonización: pre-congregación
'Alejandro' del griego, quien rechaza a los enemigos, protector    
 


San Alejandro nos muestra que a veces hay que dejar a un lado la bondad para defender las convicciones.


OTROS SANTOS

San Agrícola de Nevers. Nevers, Francia (†594) Obispo
San Andrés de Florencia. Florencia, Italia (†9) Obispo
San Faustiniano de Bolonia. Bolonia, Italia Obispo
Santa Paula Montal Fornés. Arenys de Mar, Barcelona, España - Olesa de Montserrat, Barcelona, España (nació 1799 †1889 canonizado 2001) Fundadora, Virgen

San Porfirio. Tesalónica, Granada - Gaza, Israel (†421) Obispo.
Beato Roberto Drury. Londres, Reino Unido (†1607) Mártir, Sacerdote
San Víctor, eremita. Arcis-sur-Aube, Francia



sábado, 25 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 25 DE FEBRERO

 SAN NÉSTOR DE MAGIDO
Perge o Perga (en griego antiguo Πέργη), Panfilia, Turquía 
(† c. 250)
 Obispo, Mártir
 Néstor: Aquel que es recordado, es de origen griego.


Polio, gobernador de Panfilia y Frigia durante el reinado de Decio, trató de ganarse el favor del emperador, aplicando cruelmente su edito de persecución contra los cristianos. Néstor, obispo de Magido, gozaba de gran estima entre los cristianos y los paganos, y comprendió que era necesario buscar sitios de refugio para sus fieles. Rehusando a ser oculto, el Obispo esperó tranquilamente su hora de martirio, y cuando se encontraba en oración, oficiales de la justicia fueron en su búsqueda.

Luego de un extenso interrogatorio y amenazas de tortura, el Obispo fue enviado ante el gobernador, en Perga. El gobernador trató de convencer al santo –primero con halagos y luego con amenazas- de que renegara de la religión cristiana, pero Néstor se mantuvo firme en el Señor, siendo enviado al potro, donde el verdugo le desgarraba la piel de los costados con el garfio. Ante la firme negativa del santo de adorar a los paganos, el gobernador lo condenó a morir en la cruz, donde el santo todavía tuvo fuerzas para alentar y exhortar a los cristianos que le rodeaban. Su muerte fue un verdadero triunfo porque cuando el Obispo expiró sus últimas palabras, tanto cristianos como paganos se arrodillaron a orar y alabar a Jesús.

Oh, San Néstor, vos, sois el hijo del Dios
de la vida, y que, con estoicismo aceptasteis
vuestro martirio, y no cualquier martirio,
sino, el mismo de Nuestro Señor Jesucristo:
¡Ser crucificado!. Por ello, quiso Dios, que,
recordado fuerais por siempre, honor haciendo
al significado de vuestro nombre, “Néstor”:
“Aquél que es recordado”. Vivisteis tiempos
de persecución y vos, presuroso, refugio
buscasteis para cristianos y paganos, -menos
para vos- y así, salvasteis sus vidas. Vos,
en cambio esperasteis en oración constante,
la hora de vuestro martirio. Y, así, llegó.

Y, prisionero hecho y, sometido a interrogatorios
y amenazas de tortura, permanecisteis impasible
y firme en el Señor, negándoos a renegar y
renunciar a vuestra fe. El garfio su trabajo
hizo, desgarrándoos la piel, pero jamás vuestra
alma, que, crucificado, y con fuerzas aún,
alentabais y exhortabais a cristianos y paganos,
a imitar y seguir a Cristo Jesús Nuestro Señor,
quien, os premió, con justicia, con corona
de luz, como justo premio a vuestro amor;
oh, San Néstor, “por amor, recuerdo eterno”.

© 2014 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS

San Valerio de Astorga. Astorga, España († s. VII) Confesor.
Santa Aldetrudis. Malbode, Bélgica (†526) Abadesa, Virgen
Beato Avertano. Luca, Italia (†1386) Religioso de la Orden del Carmelo (Carmelitas).
San Néstor de Magido. Perge, Italia (†250) Mártir, Obispo.
Beato Roberto de Arbrisel. Ursano, Francia (†1116) Sacerdote.
Beato Sebastián Aparicio. La Gudiña, Orense, España - Puebla de los Ángeles, México (nació 1502 †1600) Religioso de la Orden de Frailes Menores (Franciscanos), Viudo.




 

viernes, 24 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 24 DE FEBRERO

 San Modesto de Tréveris
 Tréveris, Bélgica (hoy Alemania
(489 486)
Obispo
Canonización: pre-congregación


Oh, San Modesto de Tréveris, vos,
sois el hijo del Dios de la vida y
el mismo que hicisteis honor al
significado de vuestro nombre,
ya que, poseíais la templanza,
cara virtud de conseguir. Vos, os
preocupabais por la mies de Cristo,
a quienes, trasmitíais vuestras
virtudes, en cada sermón y en cada
ofrenda, a pesar de que, invadido
y asolado estaba por reyezuelos
corruptos, soportando el desorden,
el desaliento, el dolor de los muertos
y la inhumana indigencia. Abunda el
vicio, el desarreglo y libertinaje. 
 
Vos, transformasteis, el panorama
aquél, con mucho esfuerzo, paciencia
y arduo trabajo, refugiándoos en
el secreto de los santos y santas:
la oración, llorando los pecados de
vuestro pueblo y ayunando, para
que, la ira de Dios, se aplaque,
predicando desde el púlpito y en
la calle, ayudando a los pobres.
 
Y, así, lo casi imposible, se hace
posible, y un cambio se obra entre
los fieles, hasta el día aquél, en
que, cumplida vuestra tarea, voló
al cielo, vuestra alma, para coronada
ser de eternidad, como premio justo
a vuestra entrega de amor y modestia;
oh, San Modesto de Tréveris, "luz".
© 2012 by Luis Ernesto Chacón Delgado




OTROS SANTOS

San Sergio de Capadocia. Cesarea de Capadocia (†304)  Eremetico.

San Etelberto. Canterbury, Reino Unido (560 616) Rey

San Evecio. Nicomedia, Turquia (†303) Mártir

San Pedro Palatino. Mártir

Beato Constancio Sérvoli de Fabriano.  Italia (†1481) Religioso presbítero Canonizado por Pío VII el 22 de septiembre de 1821

Beata Josefa Naval Girbés. Algemesí, en la Ribera del Júcar, Valencia, España (1820 1893)   Fundadora de las Misioneras de la Divina Providencia. De la Orden Tercera de la Virgen del Carmen y de S. Teresa de Jesús, y profesaba gran devoción a San Juan de la Cruz.

Beato Marcos de Marconi. Lombardia, Italia (1480 †1510) Religioso de la Orden de Ermitaños de San Jerónimo, canonizado por Pío X el 2 de marzo de 1906

Beato Tomás María Fusco. Pagani, Salermo, Italia - Nocera, Salermo, Italia (1831 †1891) Sacerdote, fundador de la Congregación de las Hijas de la Grande y Preciosa Sangre

 


jueves, 23 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 23 DE FEBRERO

 SAN POLICARPO
Esmirna, Turquía 
( ca. 69 †155)
Mártir, Obispo
Policarpo significa: el que produce muchos frutos de buenas obras. (poli = mucho, carpo = fruto).


Oh, San Policarpo, vos sois el hijo
del Dios de la vida y el mismo hombre
que en el mismo momento de vuestro
martirio orasteis a Él y Él os escuchó:
“Dios mío, “Señor Dios, Todopoderoso,
Padre de Nuestro Señor Jesucristo: yo
te bendigo porque me has permitido
llegar a esta situación y me concedes la
gracia de formar parte del grupo de tus
mártires, y me das el gran honor de poder
participar del cáliz de amargura que tu
propio Hijo Jesús tuvo que tomar antes
de llegar a su resurrección gloriosa.

Concédeme la gracia de ser admitido
entre el grupo de los que sacrifican su
vida por Ti y haz que este sacrificio
te sea totalmente agradable. Yo te alabo
y te bendigo Padre Celestial por tu
santísimo Hijo Jesucristo a quien sea
dada la gloria junto al Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos”, y luego,
el poder de Dios, hizo se presente y
hacia el cielo volasteis, para coronado
ser, con corona de luz imperecedera;
oh, San Policarpo, “pura cosecha de luz”.
© 2010 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:

San Juan Segador. Stilo, Italia.  Monje
Santa Milburga. Wenlock, Reino Unido (†722) Abadesa, Virgen
San Sireno. Sirmio, Italia (†307) Mártir

 

miércoles, 22 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 22 DE FEBRERO

 LA CÁTEDRA DEL APÓSTOL PEDRO
Fiesta de la cátedra de san Pedro, apóstol, al que el Señor dijo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. En el día en que los romanos acostumbraban a recordar a sus difuntos, se celebra la sede de aquel apóstol, cuyo sepulcro de conserva en el campo Vaticano y ha sido llamado a presidir en la caridad a toda la Iglesia.


Oh, Santa Cátedra del Apóstol San Pedro,
a quien vos, el Señor os dijo: “Tú eres Pedro
y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, y
desde entonces y por siempre, el mundo
católico todo, la festividad celebra de la
Cátedra de San Pedro, realidad haciendo el
“ministerium petrinum”, es decir, el servicio
peculiar que el obispo de Roma llamado está
a rendir a todo el pueblo cristiano del todo
el orbe de la tierra, pues Cristo, es la piedra
angular de la comunidad eclesial por siempre;
oh, Santa Cátedra del Apóstol San Pedro.

© 2013 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:

San Pascasio. Obispo. Vienne, Francia. En Vienne, en la Galia Lugdunense, san Pascasio, obispo, célebre por su erudición y la santidad de sus costumbres (s. IV).  
Beato Diego Carvalho. Sendai, Japón (†1624) Mártir, Religioso de la Compañía de Jesús (Jesuitas), Sacerdote
Beata Isabel de Francia. París, Francia - París, Francia (1225 †1270) Virgen
Santa Margarita de Cortona. Cortona, Italia (1247 †1297) Canonizado en 1728

San Maximiniano de Ravena. Ravena, Italia (†556)Obispo
San Papías. Hierápolis, Turquía Obispo



SANTO DE HOY 21 DE FEBRERO

 SAN PEDRO DAMIANI O.S.B.
Rávena, Italia - Faenza, Italia 
(1007 †1072)
Damián significa:  el que doma su cuerpo.  Domador de sí mismo Cardenal y Obispo de Ostia, Doctor de la Iglesia, de la Orden de San Benito, reformador eclesiástico y clerical
Atributos: Atuendo de cardenal y portanto un libro




Oh, San Pedro Damián vos sois,
el hijo del Dios de la vida y
aquél hombre, del Dios eterno
que de verdad “domó” su cuerpo,
de manera tal, que inmune lo
forjasteis a las apetencias de
la vida frívola; usando correas
con espinas y vuestro cuerpo
azotando. Os privabais de alimento
todo y sólo tomabais agua y pan
comíais. Nunca dejasteis vuestro
oficio de carpintero y tampoco de
desprenderos de vuestros materiales
bienes que los repartíais todos
entre lo más pobres y desposeídos
de vuestro tiempo. Seguisteis
a vuestro Maestro, devotamente
y fiel, a lo largo de vuestra santa
vida, para luego premiado ser, con
corona de luz que jamás dejará su
brillo. De vuestro cuerpo domador;
oh, San Damián, dulce domador.
© 2010 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:


San Eustacio de Antioquía. Trajanópolis, Turquía (†338) Obispo
San Germán. Granfeld, Suiza (†667) Abad
Beata María Enriqueta Dominici. Borgo Salsasio, Turín, Italia (nació 1829 †1894) Religiosa
Beato Natal Pinot. Anjou, Francia (†1794) Mártir, Sacerdote
San Roberto Southwell. Londres, Reino Unido (†1595) Mártir, Religioso de la Compañía de Jesús (Jesuitas), Sacerdote
Beato Tomás Portmort. Londres, Reino Unido (†1592) Mártir, Sacerdote

lunes, 20 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 20 DE FEBRERO



BEATA JACINTA MARTO
Aljustrel, Fátima, Portugal - Aljustrel, Fátima, Portugal (nació 1910 †1920)


En Ajustrel, cerca de Fátima, en Portugal, beata Jacinta Marto, la cual, siendo aún niña de tierna edad, aceptó con toda paciencia la grave enfermedad que le aquejaba, demostrando siempre una gran devoción a la Santísima Virgen María.

Nació en Aljustrel, Fátima, el 11 de Marzo de 1910. Fue bautizada el 19 de Marzo de 1910. Víctima de la neumonía cayó enferma en Diciembre de 1918. Estuvo internada en el Hospital de Villa Nueva de Ourém y por fin en Lisboa, en el hospital de D. Estefanía donde murió a las 22.30 horas del día 20 de Febrero de 1920.

Del 21 de Enero al 2 de Febrero de 1920, estuvo en el Orfanato de Nuestra Señora de los Milagros, en la Calle de Estrella, en Lisboa, casa fundada por la D. María Godinho, a quien Jacinta llamaba "Madrina". Fue celebrada la Misa de cuerpo presente en la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en Lisboa, donde su cuerpo estuvo depositado hasta el día 24, día en que fue transportada a una urna para el cementerio de Villa Nueva de Ourém. Fue trasladada para el cementerio de Fátima el 12 de Septiembre de 1935, fecha en que la urna fue abierta.


El 1 de Mayo de 1951 fue finalmente trasladada a la Basílica del Santuario.


Más allá de las 5 Apariciones de la Cova de Iría y 1 de los Ángeles, Nuestra Señora se le apareció a Jacinta 4 veces más en casa durante la enfermedad, 1 en la Iglesia Parroquial en un jueves de la Ascensión, y aún en Lisboa en el Orfanato y en el hospital.


Su vida fue caracterizada por el Espíritu de sacrificio, el amor al Corazón de María, al Santo Padre y a los pecadores.


Llevada por la preocupación de la salvación de los pecadores y del desagravio al Corazón Inmaculado de María, de todo ofrecía un sacrificio a Dios, como les recomendará el Ángel, diciendo siempre la oración que Nuestra Señora les enseñará: “Oh Jesús, es por nuestro amor, por la conversión de los pecadores (y acrecentada, por el Santo Padre) y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María".

Oh, Beata Jacinta de Jesús Marto;
vos sois, la hija del Dios de la vida
y la niña aquella del Dios eterno
que con los ojos puros del alma,
visteis a la Señora del Cielo, en
aquellos días de Fátima; y que, de
Ella recibisteis los secretos aquellos,
que no fueron más, que de amor puro,
de Aquél que todo lo ve y juzga; y
clamó Nuestra Señora, por Cristo
Señor Nuestro, de que cesara, el
hombre de ofenderlo, y vos la
contemplasteis, pura y sin mancha.
Ahora pues; Beata nuestra; interceded,
ante Dios Señor Nuestro, para que
nosotros, la podamos también ver,
con los ojos del alma y el corazón,
rosario en mano, todos los días;
igual que vos, que hoy lucís corona
de luz, que imperecedera brilla;
oh, Beata Jacinta de Jesús Marto.
© 2011 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:


San Eleuterio de Tournai. Tournai, Bélgica (†530) Obispo
San Euquerio de Orleáns. Orleáns, Francia - Tron, Francia (nació 690 †738) Obispo
Beata Julia Rodzinska. Stutthof, Danzig, Polonia (†1945) Confesora
San León de Catania. Catania, Sicilia, Italia (†787) Obispo
San Serapión de Alejandría. Alejandría, Egipto (†248) Mártir, Monje
San Tiranión.  Antioquía, Siria (†311) Mártir, Obispo




domingo, 19 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 19 DE FEBRERO



SAN GASPAR DE BÚFALO
Roma, Italia  (1786  †1836)

Apóstol a la devoción de la Preciosa Sangre, Sacerdote y Misionero. fundó la Congregación de las Hermanas Adoratrices de la Sangre de Cristo. 
fue beatificado por S. Pío X en 1904 y canonizado por Pío XII en 1954. 
Gaspar significa: el que administra tesoros.



Era hijo de un capitán. Fue ordenado sacerdote en 1808. Pero en 1809 Napoleón puso preso al Sumo Pontífice Pío VII y entonces el Padre Gaspar y todos los sacerdotes que permanecieron fieles al Papa, fueron desterrados. En 1814, al ser derrotado Napoleón, pudo volver libre el Pontífice a Roma y también el Padre Gaspar volvió a la ciudad eterna, y encontró que por haber estado la ciudad varios años casi sin sacerdotes había muchísimo trabajo que hacer en confesiones y predicaciones y en tratar de instruir a la juventud, y se dedicó a ello con toda su energía y de tiempo completo.

Viendo que se necesitaban fervorosos misioneros que predicaran de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, se propuso fundar una nueva comunidad religiosa: Los Misioneros de la Preciosa Sangre. El Papa lo ayudó y lo animó y así pronto tuvo ya un buen número de misioneros. El quería que las casas de su nueva comunidad se fundaran en los barrios más pobres, más abandonados y más pervertidos de cada ciudad.

Y empezó por la ciudad de Nápoles que en ese tiempo era una verdadera guarida de bandidos, donde nadie tenía la vida segura. El propio Sumo Pontífice le recomendó que empezara por Nápoles, pues esa gente necesitaba mucho de la conversión .Y las dificultades que se le presentaban eran extremas. Parecía que Nuestro Señor lo estaba poniendo a prueba, pues apenas solucionaba una dificultad le aparecían varias más. Sin embargo él, con una gran confianza en Dios, logró reunir un buen número de sacerdotes y allá se fue a fundar casas de misiones y obtuvieron grandes conversiones.

A sus misioneros les recomendaba que trabajaran fuertemente, y que nunca se dieran por vencidos a pesar de las dificultades y que no dejaran un solo día sin instruirse más y más en nuestra santa religión. El y sus sacerdotes recorrían pueblos y ciudades predicando el evangelio y la conversión. Aguantaban hambres, fríos, persecuciones y pobreza, pero conseguían un gran número de conversiones, con su predicación, su buen ejemplo y sus sacrificios.

Las gentes al verlos tan mortificados y tan instruidos y al oírlos hablar con tanto entusiasmo acerca de la conversión y de la salvación del alma se entusiasmaban y cambiaban de modo de vivir y empezaban a ser mejores. El santo, que terminaba cada misión terriblemente fatigado, les decía a sus amigos: ¿Si es tan bonito trabajar por Nuestro Señor aquí en medio de tantas fatigas, cuánto más será estar junto a El en el cielo donde no hay dolor ni cansancio?.

Por todas partes por donde andaba predicando iba propagando la Adoración Nocturna: ese dedicar una noche cada mes para pasar varias horas rezando ante el Santísimo Sacramento.

Ya bastante enfermo sufría muchísimo de sed por el calor y por la fiebre, pero hacía el sacrificio de no tomar agua, para obtener con ese sufrimiento la conversión de los pecadores. En invierno el frío lo hacía sufrir muchísimo pero no tenía calefacción, porque el martirio del frío podía convertir pecadores.


Oh, San Gaspar de Búfalo, vos, sois el hijo del Dios de la vida y, el solícito y fiel siervo de Dios, Señor Nuestro, que, sobre vos, la tarea puso, del camino de la redención abrir, para los tantos pecadores del tiempo vuestro. 

La comunidad de los "Misioneros de la Preciosa Sangre", fundasteis, que, de mística divina, imbuidos atrajeron a la mies del Señor de la vida, cientos de hermanos nuestros.

¿Si es tan bonito trabajar por Nuestro Señor aquí en medio de tantas fatigas, cuánto más será estar junto a El en el cielo donde no hay dolor ni cansancio? Decíais a menudo, a vuestros amigos. Y, hoy corona de luz, lucís, propagador de la Adoración Nocturna, como justo premio a vuestra santa entrega de amor, constancia y fe; oh, San Gaspar, "adorador nocturno".
© 2012 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:


San Barbado. Benevento, Italia (†682) Obispo
San Beato de Liébana. Liébana, España (†802) Monje, Sacerdote
San Bonifacio de Lausana. Bruselas, Bélgica (†1260) Obispo
Beato Conrado de Piacenza Confalonieri. Neto, Sicilia, Italia (†1351) Ermitaño  
Beato Álvaro de Córdoba. Zamora, España - Córdoba, España (nació 1360 †1430) Religioso de la Orden de Predicadores (Dominicos), Sacerdote.
Beata Isabel Picenardi.  Mantua, Italia (†1468) Religiosa, Virgen
San Jorge de Vabres. Vabres, Francia (†877) Monje
Beato José Zaplata. Dachau, Alemania (†1945) Mártir, Religioso
Santa Lucía Yi Zhenmei. China - Kaiyang, China (†1862) Mártir, Virgen
San Mansueto de Milán. Milán, Italia (†680) Obispo
San Proclo. Bisignano, Italia (†970) Monje
San Quodvuldeo. Nápoles, Italia (†439) Confesor, Mártir, Obispo



sábado, 18 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 18 DE FEBRERO

SANTA BERNARDETTE SOUBIROUS
Lourdes Francia, (1844  †1879)

Religiosa, ejemplo de humildad y confianza en Dios su cuerpo permanece incorrupto


Hija de padres supremamente pobres. En el bautismo le pusieron por nombre María Bernarda (nombre que ella empleará después cuando sea religiosa) pero todos la llamaban Bernardita.

Era la mayor de varios hermanos. Sus padres vivían en un sótano húmedo y miserable, y el papá tenía por oficio botar la basura del hospital. La niña tuvo siempre muy débil salud a causa de la falta de alimentación suficiente, y del estado lamentablemente pobre de la habitación donde moraba. En los primeros años sufrió la enfermedad de cólera que la dejó sumamente debilitada. A causa también del clima terriblemente frío en invierno, en aquella región, Bernardita adquirió desde los diez años la enfermedad del asma, que al comprimir los bronquios produce continuos ahogos y falta de respiración.

Esta enfermedad la acompañará y la atormentará toda su vida. Al final de su existencia sufrirá también de tuberculosis. En ella se cumplieron aquellas palabras de Jesús: “Mi Padre, el árbol que más quiere, más lo poda (con sufrimientos) para que produzca más frutos” (Jn. 15).

En Bernardita se cumplió aquello que dijo San Pablo: “Dios escoge a lo que no vale a los ojos del mundo, para confundir las vanidades del mundo”. Bernardita a los 14 años no sabía leer ni escribir ni había hecho la Primera Comunión porque no había logrado aprenderse el catecismo. Pero tenía unas grandes cualidades: rezaba mucho a la Virgen y jamás decía una mentira. Un día ve unas ovejas con una mancha verde sobre la lana y pregunta al papá: ¿Por qué tienen esa mancha verde? El papá queriendo chancearse, le responde: “Es que se indigestaron por comer demasiado pasto”. La muchachita se pone a llorar y exclama: “Pobres ovejas, se van a reventar”. Y entonces el señor Soubirous le dice que era una mentirilla. Una compañera le dice: “Es necesario ser muy tonta para creer que eso que le dijo su padre era verdad”. Y Bernardita le responde: ¡Es que como yo jamás he dicho una mentira, me imaginé que los demás tampoco las decían nunca!

Desde el 11 de febrero de 1859 hasta el 16 de julio del mismo año, la Sma. Virgen se le aparece 18 veces a Bernardita. Las apariciones las podemos leer en detalle en el día 11 de febrero. Nuestra Señora le dijo: “No te voy a hacer feliz en esta vida, pero sí en la otra”. Y así sucedió . La vida de la jovencita, después de las apariciones estuvo llena de enfermedades, penalidades y humillaciones, pero con todo esto fue adquiriendo un grado de santidad tan grande que se ganó enorme premio para el cielo.

Las gentes le llevaban dinero, después de que supieron que la Virgen Santísima se le había aparecido, pero ella jamás quiso recibir nada. Nuestra Señora le había contado tres secretos, que ella jamás quiso contar a nadie. Probablemente uno de estos secretos era que no debería recibir dineros ni regalos de nadie y el otro, que no hiciera nunca nada que atrajera hacia ella las miradas. Por eso se conservó siempre muy pobre y apartada de toda exhibición. Ella no era hermosa, pero después de las apariciones, sus ojos tenían un brillo que admiraba a todos.

Le costaba mucho salir a recibir visitas porque todos le preguntaban siempre lo mismo y hasta algunos declaraban que no creían en lo que ella había visto. Cuando la mamá la llamaba a atender alguna visita, ella se estremecía y a veces se echaba a llorar. “Vaya “, le decía la señora, ¡tenga valor! Y la jovencita se secaba las lágrimas y salía a atender a los visitantes demostrando alegría y mucha paciencia, como si aquello no le costara ningún sacrificio.

Para burlarse de ella porque la Virgen le había dicho que masticara unas hierbas amargas, como sacrificio, el sr. alcalde le dijo: ¿Es que la confundieron con una ternera? Y la niña le respondió: ¿Señor alcalde, a usted si le sirven lechugas en el almuerzo? “Claro que sí” ¿Y es que lo confunden con un ternero? Todos rieron y se dieron cuenta de que era humilde pero no era tonta.

Bernardita pidió ser admitida en la Comunidad de Hijas de la Caridad de Nevers. Demoraron en admitirla porque su salud era muy débil. Pero al fin la admitieron. A los 4 meses de estar en la comunidad estuvo a punto de morir por un ataque de asma, y le recibieron sus votos religiosos, pero enseguida curó.

En la comunidad hizo de enfermera y de sacristana, y después por nueve años estuvo sufriendo una muy dolorosa enfermedad. Cuando le llegaban los más terribles ataques exclamaba: “Lo que le pido a Nuestro Señor no es que me conceda la salud, sino que me conceda valor y fortaleza para soportar con paciencia mi enfermedad. Para cumplir lo que recomendó la Sma. Virgen, ofrezco mis sufrimientos como penitencia por la conversión de los pecadores”.

Uno de los medios que Dios tiene para que las personas santas lleguen a un altísimo grado de perfección, consiste en permitir que les llegue la incomprensión, y muchas veces de parte de personas que están en altos puestos y que al hacerles la persecución piensan que con esto están haciendo una obra buena.

Bernardita tuvo por superiora durante los primeros años de religiosa a una mujer que le tenía una antipatía total y casi todo lo que ella hacía lo juzgaba negativamente. Así, por ejemplo, a causa de un fuerte y continuo dolor que la joven sufría en una rodilla, tenía que cojear un poco. Pues bien, la superiora decía que Bernardita cojeaba para que la gente al ver las religiosas pudiera distinguir desde lejos cuál era la que había visto a la Virgen. Y así en un sinnúmero de detalles desagradables la hacía sufrir. Y ella jamás se quejaba ni se disgustaba por todo esto. Recordaba muy bien la noticia que le había dado la Madre de Dios: “No te haré feliz en esta vida, pero sí en la otra”.

Duró quince años de religiosa. Los primeros 6 años estuvo trabajando, pero fue tratada con mucha indiferencia por las superioras. Después los otros 9 años padeció noche y día de dos terribles enfermedades: el asma y la tuberculosis. Cuando llegaba el invierno, con un frío de varios grados bajo cero, se ahogaba continuamente y su vida era un continuo sufrir.

Deseaba mucho volver a Lourdes, pero desde el día en que fue a visitar la Gruta por última vez para irse de religiosa, jamás volvió por allí. Ella repetía: “Ah quién pudiera ir hasta allá, sin ser vista. Cuando se ha visto una vez a la Sma. Virgen, se estaría dispuesto a cualquier sacrificio con tal de volverla a ver. Tan bella es”.

Al llegar a la Comunidad reunieron a las religiosas y le pidieron que les contara cómo habían sido las apariciones de la Virgen. Luego le prohibieron volver a hablar de esto, y en los 15 años de religiosa ya no se le permitió tratar este tema. Son sacrificios que a los santos les preparan altísimo puesto en el cielo.

Cuando ya le faltaba poco para morir, llegó un obispo a visitarla y le dijo que iba camino de Roma, que le escribiera una carta al Santo Padre para que le enviara una bendición, y que él la llevaría personalmente. Bernardita, con mano temblorosa, escribe: “Santo Padre, qué atrevimiento, que yo una pobre hermanita le escriba al Sumo Pontífice. Pero el Sr. Obispo me ha mandado que lo haga. Le pido una bendición especial para esta pobre enferma”. A vuelta del viaje el Sr. Obispo le trajo una bendición especialísima del Papa y un crucifijo de plata que le enviaba de regalo el Santo Padre.

El 16 de abril de 1879, exclamó emocionada: “Yo vi la Virgen. Sí, la vi, la vi ¡Que hermosa era!” Y después de unos momentos de silencio exclamó emocionada: “Ruega Señora por esta pobre pecadora”, y apretando el crucifijo sobre su corazón se quedó muerta. Tenía apenas 35 años.

A los funerales de Bernardita asistió una muchedumbre inmensa. Y ella empezó a conseguir milagros de Dios en favor de los que le pedían su ayuda. Y el 8 de diciembre de 1933, el Santo Padre Pío Once la declaró santa.


¡Oh!, Santa Bernardita, vos
sois, la hija del Dios de la vida
y la niña aquella de pura alma
y sencilla, a quien Nuestra Señora,
escogiera para mostrarse en
aquellos días, dejando hasta
los nuestros, cómo nos ama,
sin distingo de tiempo y espacio.
Vos dejasteis hasta hoy, y por
siempre en Lourdes, el mensaje
de vuestro amor, humildad y
esperanza toda llena, por la
gracia de María, Señora Nuestra
de la Concepción Inmaculada.
Haznos pues, Bernardita Santa
por su intercesión el milagro de
verla también nosotros, como
vos, que lucís corona de luz que
brilla por los siglos de los siglos;
¡oh!; Santa Bernardita, fe y luz.
© 2011 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:
San Angilberto. Céntula, Francia (†814) Abad, Gobernante, Militar. 
 San Eladio. Toledo, España (†632)  Abad, Obispo
San Francisco Régis Clet. Uchangfou, China (†1820) Mártir, Religioso, Sacerdote.
Beata Gertrudis (Catalina) Comensoli. Bérgamo, Italia (†1903) Fundadora, Virgen
Beato Guillermo Harrington. York, Reino Unido - Londres, Reino Unido ( †1594 ) Mártir, Sacerdote
Beato Jorge Kaszyra.  Rzeszow, Polonia (†1943) Mártir, Religioso de la Compañía de María (Marianistas), Sacerdote
Beato Juan de Fiésole Angélico. Roma, Italia (†1455) Religioso de la Orden de Predicadores (Dominicos), Sacerdote
Beato Juan Pibush. Londres, Reino Unido (†1601) Mártir, Sacerdote
San Sadoth y compañeros. Beth Lapat, Siria (†342) Mártir, Obispo
San Tarasio. Constantinopla, Turquía (†806) Obispo
San Teotonio. Coimbra, Portugal (†1162) Fundador
San Juan Pedro Néel y compañeros. Guizhou, China (†1862) Religioso, Sacerdote


viernes, 17 de febrero de 2012

SANTO DE HOY 17 DE FEBRERO


SAN TEODORO BIZANCIO
Amasea, Turquía (†1795).  Mártir, Militar
Fundador de la Orden de los Servitas 


Etimológicamente significa “regalo de Dios”. Viene de la lengua griega.

Hoy te brinda el santoral dos santos con el mismo nombre, aunque de época distinta. Les une a los dos la palma del martirio, es decir, la muerte por defender la fe en el Señor.

San Teodoro de Bizancio era un joven que trabajaba feliz y contento en la ciudad de Constantinopla como aprendiz de un pintor cristiano en el palacio del sultán Mahmoud.. Este le llevó a la vida de los placeres sexuales. Pasado algún tiempo, volvió a su antiguo y siempre nuevo religioso. Se convirtió de veras la verdad cristiana. Lo tildaron de loco. El sultán lo encarceló y le dieron una gran paliza

En Amasea, en el Helesponto, pasión de san Teodoro, soldado, que bajo el emperador Maximiano, por confesar abiertamente su fe cristiana, fue terriblemente azotado, recluido en la cárcel y finalmente quemado vivo. San Gregorio de Nisa cantó las alabanzas de este santo, en uno de sus discursos. 


OTROS SANTOS:


San Alejo Falconieri y compañeros. (†1310) Fundador
Beato Antonio Lesczewicz. Rzeszow, Polonia (†1943) Mártir, Religioso de la Compañía de María (Marianistas), Sacerdote
San Bonoso. Tréveris, Bélgica (†373) Obispo
San Constable.  Cava, Italia (†1124) Abad
San Evermodo. Ratzeburg, Alemania (†1178) Obispo
San Fian. Lindisfarne, Reino Unido (†656) Abad, Obispo
San Fintán. Clúain Ednech, Irlanda (†440) Abad
San Flaviano. (†449) Mártir, Obispo
Beato Lucas Belludi. Padua, Italia (†1286) Religioso de la Orden de Frailes Menores (Franciscanos), Sacerdote
San Mesrob.  Armenia - Armenia (†440) Monje
San Pedro Yu Chong-nyul. Pyongyang, Corea del Norte (†1866) Mártir, Padre
San Silvino de Auchy. Auchy, Francia Obispo


jueves, 16 de febrero de 2012

SANTOS DE HOY 16 DE FEBRERO

SAN MACARIO EL VIEJO
(390)
Monje
Macario significa: feliz, bienaventurado.



Este santo nació en Egipto por el año 300. Pasó su niñez como pastor, y en las soledades del campo adquirió el gusto por la oración y por la meditación y el silencio.

Una mujer atrevida le inventó la calumnia de que el niño que iba a tener era hijo de Macario, el cual, según decía ella, la había obligado a pecar. La gente enardecida arrastró al pobre joven por las calles. Pero él le pidió al Señor en su oración que hiciera saber a todos la verdad, y sucedió que tal mujer empezó a sentir terribles dolores y no podía dar a luz, hasta que al fin contó a sus vecinos quién era el verdadero papá del niño. Entonces la gente se convenció de la inocencia de Macario y cambió su antiguo odio por una gran admiración a su humildad y a su paciencia.

Para huir de los peligros del mundo, Macario se fue a vivir en un desierto de Egipto, dedicándose a la oración, a la meditación y a la penitencia, y allí estuvo 60 años y fueron muchos los que se le fueron juntando para recibir de él la dirección espiritual y aprender los métodos para llegar a la santidad.

El obispo de Egipto ordenó de sacerdote a Macario para que pudiera celebrarles la misa a sus numerosos discípulos. Después fue necesario ordenar de sacerdotes a cuatro de sus alumnos para atender las cuatro iglesias que se fueron construyendo allí cerca donde él vivía, para los centenares de cristianos que se habían ido a seguir su ejemplo de oración, penitencia y meditación en el desierto.

Macario quería cumplir aquella exigencia de Jesús: “Si alguno quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo”, y se dedicó a mortificar sus pasiones y sus apetitos. Estaba convencido de que nadie será puro y casto si no les niega de vez en cuando a sus sentidos algo de lo que estos piden y desean. Deseaba dominar sus pasiones y dirigir rectamente sus sentidos. Sentía la necesidad de vencer sus malas inclinaciones, y notó que el mejor modo para obtener esto era la mortificación y la penitencia. Como su carne luchaba contra su espíritu, se propuso por medio del espíritu dominar las pasiones de la carne. A quienes le preguntaban por qué trataba tan duramente a su cuerpo, les respondía: “Ataco al que ataca mi alma”. Y si a alguno le parecían demasiadas sus mortificaciones le decía: “Si supieras las recompensas que se consiguen mortificando las pasiones del cuerpo, nunca te parecerían demasiadas las mortificaciones que se hacen para conservar la virtud”.

En aquellos desiertos, con 40 grados de temperatura y un viento espantosamente caliente y seco, no tomaba agua ni ninguna otra bebida durante el día. En un viaje al verlo torturado por la sed, un discípulo le llevó un vaso de agua, pero el santo le dijo: “Prefiero calmar la sed, descansando un poco debajo de una palmera”, y no tomó nada. Y a uno de sus seguidores les dijo un día: “En estos últimos 20 años jamás he dado a mis sentidos todo lo que querían. Siempre los he privado de algo de lo que más deseaban”.

Dominaba su lengua y no decía sino palabras absolutamente necesarias. A sus discípulos les recomendaba mucho que como penitencia guardaran el mayor silencio posible. Y les aconsejaba que en la oración no emplearan tantas palabras. Que le dijeran a Nuestro Señor: “Dios mío, concédeme las gracias que Tú sabes que necesito”. Y que repitiera aquella oración del salmo: “Dios mío, ven en mi auxilio, Señor date prisa en socorrerme”.

Admirable era el modo como moderaba su genio y su carácter, de manera que la gente quedaba muy edificada al verlo siempre alegre, de buen genio y que no se impacientara por más que lo ofendieran o lo humillaran.

A un joven que le pedía consejos de cómo librarse de la preocupación del qué dirán los demás, lo mandó a un cementerio a que les dijera un montón de frases duras a los muertos. Cuando volvió le preguntó Macario: Qué te respondieron los muertos? NO me respondieron nada, le dijo el joven. ¡Entonces ahora vas y les dices toda clase de elogios y alabanzas! El muchacho se fue e hizo lo que el santo le había mandado, y éste volvió a preguntarle: ¿Qué te respondieron los muertos? ¡Padre, nada me respondieron! “Pues mira”, le dijo el hombre de Dios: “Tú tienes que ser como los muertos: ni entristecerte porque te critican y te insultan, ni enorgullecerte porque te alaban y te felicitan. Porque tú eres solamente lo que eres ante Dios, y nada más ni nada menos”.

A uno que le preguntaba qué debía hacer para no dejarse derrotar por las tentaciones impuras le dijo: “Trabaje más, coma menos, y no les conceda a sus sentidos y a sus pasiones el gusto al placer inmediato. Quien no se mortifica en lo lícito, tampoco se mortificará en lo ilícito”. El otro practicó estos consejos y conservó la castidad.

Macario le pidió a Dios que le dijera a qué grado de santidad había llegado ya, y Nuestro Señor le dijo que todavía no había llegado a ser como la de dos señoras casadas que vivían en la ciudad más cercana. El santo se fue a visitarlas y a preguntarles qué medios empleaban para santificarse, y ellas le dijeron que los métodos que empleaban eran los siguientes: dominar la lengua, no diciendo palabras inútiles o dañosas. Ser humildes, soportando con paciencia las humillaciones que recibían y la pobreza y los oficios sencillos que tenían que hacer. Ser siempre amables y muy pacientes, especialmente con sus maridos que eran muy malgeniudos, y con los hijos rebeldes y los vecinos ásperos y poco caritativos. Y como medio muy especial le dijeron que se esmeraban por vivir todo el día en comunicación con Dios, ofreciéndole al Señor todo lo que hacían, sufrían y decían, todo para mayor gloria de Dios y salvación de las almas.

Los herejes arrianos que negaban que Jesucristo es Dios, desterraron a Macario y sus monjes a una isla donde la gente no creía en Dios. Pero allí el santo se dedicó a predicar y a enseñar la religión, y pronto los paganos que habitaban en aquellas tierras se convirtieron y se hicieron cristianos.

Cuando los herejes arrianos fueron vencidos, Macario pudo volver a su monasterio del desierto. Y sintiendo que ya iba a morir, pues tenía 90 años, llamó a los monjes para despedirse de ellos. Al ver que todos lloraban, les dijo: “Mis buenos hermanos: lloremos, lloremos mucho, pero lloremos por nuestros pecados y por los pecados del mundo entero. Esas sí son lágrimas que aprovechan para la salvación”.

Jesús dijo: “Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados (Mt. 5). Dichosos los que lloran y se afligen por sus propios pecados. Dichosos los que lloran por las ofensas que los pecadores le hacen a Dios. Lloremos arrepentidos en esta vida, para que no tengamos que ir a llorar a los tormentos eternos”. Y murió luego muy santamente. Llevaba 60 años rezando, ayunando, haciendo penitencia, meditando y enseñando, en el desierto.

Oración

San Macario; santo penitente, consíguenos de Dios la gracia de hacer penitencia por nuestros pecados en esta vida, para no tener que ir a pagarlos en los castigos de la eternidad.

Oh, San Macario vos sois el
hijo del Dios de la vida y el
Santo del Dios eterno, que
encontró en los desiertos de la
tierra, el consuelo para vuestra
alma, apartándoos del mundo y
sus veleidades, en constante
oración y diaria penitencia, en
honor a Aquél que todo lo ve
y juzga. Vos, os librasteis de
aquellos tormentos de quien
abraza el pecado, dando os
de manera total y radical. “Mis
buenos hermanos: lloremos,
lloremos mucho, pero lloremos
por nuestros pecados y por los
pecados del mundo entero. Esas
sí son lágrimas que aprovechan
para la salvación”, dijisteis poco
antes de morir y luego las puertas
del cielo se os abrieron, para
coronado ser, con corona de luz;
oh San Macario, “bienaventurado”.
© 2011 by Luis Ernesto Chacón Delgado


OTROS SANTOS:

Beata Filipa Mareri. Borgo San Pietro, Italia (†1236) Religiosa de la Segunda orden de San Francisco (Clarisas), Virgen.
Beato José Allamano. Castelnuovo d'Asti, Italia - Turín, Italia (nació 1851 †192) Fundador, Sacerdote.

Santa Juliana de Nicodemia. Nicomedia, Turquía (16 de febrero †308)  Niña, Mártir, Virgen.  Venerada en la Iglesia Católica y en la Iglesia Ortoxa Griega. Su festividad: 16 de febrero, 28 de junio En la Iglesia Católica. 21 de diciembre en la Iglesia Ortoxa Griega.  Atributo: Un dragón.
San Maruta. (†420) Obispo.
Beato Nicolás Paglia. Perusa, Italia (†1256) Religioso de la Orden de Predicadores (Dominicos), Sacerdote.














SÍGUENOS

Instagram
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Loading...