SANTOS DE LA EFECTIVIDAD

Imágenes Google-Edición MariamContigo
SAN JOB
El Santo Job “Un hombre que sufrió múltiples desgracias”
Personaje de la Biblia que se tiene como modelo de santidad y de paciencia; vivió en el país de Hus, identificado con la región situada entre Idumea y Arabia. Era un hombre muy acaudalado y poseía una gran cantidad de animales y de esclavos. Tenía siete hijos y tres hijas, era piadoso e irreprochable.

Cuando estaba en el cenit de la opulencia y de la felicidad una serie de desgracias lo privaron de todos sus bienes y de sus hijos.

Contrajo una enfermedad que lo dejó lleno de llagas, pero ni aún así decayó su ánimo; nunca recriminó nada a Dios, ni siquiera cuando su esposa lo ridiculizó y habló contra el Señor. Expulsado de su casa, se vio obligado a vivir en medio de un basurero, ahí lo encontraron tres amigos que acudieron a confortarle y comenzaron un largo diálogo con él para comprender las causas del sufrimiento del hombre; concluyeron que Job debía de haber pecado para merecer todo aquello. Pero la voz de Dios, que había permitido a Satanás poner a Job a prueba, proclamó su inocencia y le devolvió su antigua felicidad; lo colmó de bienes dos veces superiores a aquellos de los que había gozado antes. 
 
 
Imágenes Google-Edición MariamContigo
SAN JULIÁN
El Hospitalario “El hombre que mató a sus padres”
 
Se remonta quizá al siglo IV el inicio de la historia del noble Julián, su historia nos recuerda la leyenda de san Eustaquio: el joven a la caza de un ciervo que fue cuestionado por el animal: ¿Cómo osas perseguirme, tú, que has matado a tus padres? Tras este encuentro, Julián, temeroso de que tal profecía se cumpliese, huyó lo más lejos posible de sus padres. 
 
Contrajo matrimonio y vivía felizmente junto a su esposa cuando un día, mientras estaba ausente de su casa, se presentaron dos peregrinos. Le dijeron a la esposa que eran los padres de Julián y desde hacía años buscaban a su hijo; la mujer les hospedó y les ofreció la cama donde dormía con Julián. Cuando él regresó, encontró a un hombre y a una mujer en su lecho y los mató creyendo que su esposa dormía con un amante; solo después del delito descubrió que había matado a sus padres. 
 
Para expiar el horrible crimen Julián dedicó su vida, con la ayuda de su esposa, a asistir a los peregrinos. Pasados unos años, una noche ayudó a un leproso: era Jesús, que había perdonado su pecado.




Imágenes Google-Edición MariamContigo
SANTA MONICA
“Sufrió maltrato de su esposo”

La mayor parte de las noticias sobre Mónica son conocidas gracias a las Confesiones de san Agustín.

Tal y como la describe su hijo, Mónica fue una madre cristiana y ejemplar que sufrió a causa de su marido Patricio, de comportamiento disoluto y violento, y de su suegra, que vivía con ellos y bebía; con cristiana paciencia y dedicación Mónica logró que su esposo se bautizara.

Otra de sus preocupaciones era su hijo Agustín, quien, al contrario de sus otros dos hermanos, Navigio y Perpetua, le causó mucha inquietud, puesto que a pesar de preparase para el bautismo durante mucho tiempo llevó una vida contraria al comportamiento del catecúmeno (es decir, de los que se separan para el bautismo); tanto era así, que su madre estuvo a punto de desistir, pensó que quizá aún no había llegado la hora de su conversión. Cuando Agustín se fugó, primero a Roma y después a Milán, Mónica lo siguió y estuvo presente en la conversión que ocurrió gracias a su encuentro con san Ambrosio, obispo de Milán. De regreso en Tagaste, tras el bautismo de su hijo, Mónica murió en Ostia, antes de embarcarse para África, en el año 397.  



Imágenes Google-Edición MariamContigo
SAN VALENTIN
“El abogado de los enamorados”

Sacerdote romano que nació a mediados del siglo III, residía en la capital del Imperio, bajo el reinando de Claudio II. Su virtud y sabiduría le habían granjeado la veneración de los cristianos, así como también, de los paganos. Por su gran caridad se había hecho merecedor del nombre de padre de los pobres.

San Valentín se volvió también el patrón de los enamorados porque cuando la religión cristiana era perseguida, él, a escondidas casaba a las parejas bajo el ritual de la Iglesia.

Por estas razones se volvió famoso en los ambientes romanos y el mismo emperador quiso conocerlo personalmente. San Valentín se presentó a la entrevista, misma a la que asistió, el emperador, un letrado y Calfurnio, el prefecto de la ciudad; mismos que reprobaron las atrevidas palabras de San Valentín por haber intercedido a favor de la fe católica.

El prefecto tenía una hija ciega y al oír estas palabras le desafió que sanara a su hija y la muchacha recobró milagrosamente la vista. Lo torturaron y lo decapitaron en el año 268, bajo el mandato del emperador Claudio el Gótico, por haber convertido al prefecto y a su familia tras curar a su hija ciega desde su nacimiento. Los restos mortales de San Valentín se conservan actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUENOS

Instagram
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Loading...