jueves, 28 de marzo de 2013

JUEVES SANTO


JUEVES SANTO
Misterio Eucarístico y del Sacerdocio
Caigamos de rodillas y pidámosle que nos alimente con su Eucaristía mientras recorremos el camino de la vida.

¡Oh!, Jueves Santo del Misterio Eucarístico 
y del Sacerdocio, la Cena Última, 
el lavatorio de los pies y la oración de Jesús
en el huerto de Getsemaní; que nació del perfumado 

Cenáculo, con las Palabras Eucarísticas de Cristo, 
antes de que a la Muerte fuera entregado. De testigos 
sus Doce Apóstoles, una mesa, Pan y Cáliz en sus santas y venerables manos,  para convertirlos en su Cuerpo 
y en su Sangre. Escribió Pablo: “Porque yo aprendí
del Señor Lo que también os tengo enseñado; 

y es que el Señor Jesús, la noche misma en que había 
de ser entregado, tomó el Pan y dando gracias lo partió 
y dijo a sus discípulos: “Tomad  y comed. Esto es Mi Cuerpo 
que por vosotros será entregado a la muerte. Haced esto 
en Memoria mía”. Y de la misma manera el Cáliz, 
después de haber cenado, diciendo: “Este Cáliz 
es el Nuevo testamento en mi sangre. Haced esto 
cuantas veces lo bebiereis en Memoria mía, 
pues todas las veces que comierais este Pan o bebierais 
este Cáliz, anunciareis la muerte del Señor hasta que
venga. Así es que, cualquiera que comiera 

este Pan o bebiera el Cáliz del Señor indignamente será 
reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Porque quién 
lo come o bebe indignamente, se traga
  y bebe su propia condenación”. 


Por ello, de rodillas caigamos y pidámosle 
que su alimento Eucarístico, no nos falte nunca, 
mientras de la vida, el camino recorremos, 
que su amor, nos consuele en nuestras penas, 
que su alegría brille en nuestros
corazones y que jamás la gracia perdamos

para recibir poderlo; ¡Oh!, Jueves Santo del Misterio 
Eucarístico, del Dios de la Vida.
© 2015 by Luis Ernesto Chacón Delgado

Hoy Jueves Santo sentimos una necesidad imperiosa de recordar y más que recordar llegar con nuestra imaginación y nuestro sentir hasta el Cenáculo, lugar que tuvo que quedar perfumado con las palabras eucarísticas que pronunció allí Jesús la misma noche en que sería entregado a la muerte.

En aquel sagrado recinto vemos a Cristo rodeado de sus apóstoles junto a una mesa y le vemos tomar el pan y el cáliz en sus manos sacerdotales para convertirlos en su Cuerpo y en su Sangre divinos.

Jesucristo se nos presenta con todo el poder de que es verdadero Dios, por su milagro, por el dominio de su pena interna, por el infinito amor con que corresponde a la soledad de los sagrarios de todo el mundo y de todos los tiempos, a los sacrilegios y perversiones de los corazones de los hombres, al desamor, y a la tibieza de los malos cristianos que lo reciben con gran indiferencia.

San Pablo nos dice: Porque yo aprendí del Señor lo que también os tengo enseñado; y es que el Señor Jesús, la noche misma en que había de ser entregado, tomó el pan y dando gracias lo partió y dijo a sus discípulos: “Tomad y comed. Esto es mi cuerpo que por vosotros será entregado a la muerte. Haced esto en memoria mía”. Y de la misma manera el cáliz, después de haber cenado, diciendo: “Este cáliz es el Nuevo Testamento en mi sangre. Haced esto cuantas veces lo bebiereis en memoria mía, pues todas las veces que comierais este pan o bebierais este cáliz, anunciareis la muerte del Señor hasta que venga.

Así es que, cualquiera que comiera este pan o bebiera el cáliz del Señor indignamente será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Porque quién lo come o bebe indignamente, se traga y bebe su propia condenación”. (Cor, ll,2O-32).

Las palabras del Señor en esa noche son una promesa de amor de que jamás estaremos solos sin El, de que podremos alimentar nuestra alma y cuerpo con el mismo Dios nuestro Creador que se quedó en el Sagrario pero también palabras fuertes de una advertencia grave para que no tomemos a la ligera al acercarnos a recibirle sin que antes reconciliemos nuestro corazón, si le hemos ofendido gravemente, con el acto humilde de reconocer nuestros pecados en el Sacramento de la Penitencia.

Y de nuevo ante esta inconmensurable escena de amor en el noche del Jueves Santo podemos ver su rostro trasfigurado y sus ojos llenos de pesadumbre, su corazón dolorido y sus palabras misteriosas para quedarse por siempre, hasta la consumación de los siglos, entre los hombres.

Caigamos de rodillas y pidámosle que nos alimente con su Eucaristía mientras recorremos el camino de la vida, que nos consuele en nuestras penas, que participe de nuestras alegría y que nos ayude a no perder la gracia para poderlo recibir frecuentemente y de una manera digna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUENOS

Instagram
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Loading...